jueves, 8 de mayo de 2008

Ismael Desnudo.


Yo soy,

El que le tiene en empeño
Y por él todo me doy.
El que parece que es sueño,
cuanto mas despierto estoy.

El que sabe y el que ignora,
el que a un tiempo ríe y llora.
El que corre y se detiene,
el que tiene y que no tiene,
y el que su suerte atesora.
El que muere y el que vive,
el que no pide y desea,
el que ha dado y no recibe,
el que consigo pelea,
coge el aire, en agua escribe.

El que niega y el que enseña,
el que duda y ejecuta,
el que está despierto y sueña.
El que huye y que batalla,
el que pierde y el que halla.
El que niega y que concede,
el que puede y que no puede.
El que habla y el que calla.

El que me niego y me doy,
El que soy y el que no soy.



León Felipe.




Para desnudar a Ismael hay que examinar como piensa.

Yo digo que la técnica de pensar de Ismael es la Tópica.

Ismael menosprecia la típica deducción, en la que se llega a conclusiones, sí; pero que están determinadas por las premisas de las que provienen, o tan lejos de ellas, que ni las discuten, ahí yerra este método, no es crítico.

Por el contrario en la Tópica, denostada por la cita de Autoridades del mundo antiguo y de la Edad Media, se parte de las opiniones; se manipula con la discusión pública, con la disputa, con lo verosímil, con el intercambio de puntos de vista, la retórica y los Sofismas; y se llega a un resultado inseguro y contradictorio, es decir, como es la misma esencia del hombre, y por tanto justo.

Ismael sabe, razonando, como razonaba J. ESSER*:

-Que no puede llegarse a las verdades, ni al conocimiento, sólo a través de la razón; sino que influyen los sentimientos, la psicología, el estado de ánimo, la forma de ser, o la elegancia al exponer las conclusiones;

-Que la única manera de aprender algo es ser autodidacta, elegir uno mismo a quien leer (y luego, mas aún decidir si merece la pena), y saber que te has equivocado cuando estás seguro de algo.

Ismael, siguiendo a los grandes**, distingue el contenido de las Ramas del conocimiento clásico, que son:

La Física: para no caerse.
La Aritmética: para no quedarse sin dinero una noche de copas.
La Medicina:para recuperarse de la noche de copas.
La Moral: para discutirla, relajarla y distraerla.
La Poesía: para acercarse a las mujeres, y también a los hombres.
La Teología: para ponerse serio y hablar con Dios.
La Prudencia: para conducirse por la vida.
Juicio: para evitar la Ley concursal.
Jurisprudencia: para que parezca que existe un orden en la sociedad y podamos estar un poco mas tranquilos.

La mejor manera de definir a Ismael, es decir que es la persona que todos querríamos que educara a nuestros hijos, por lo anterior, porque haría buena aquella máxima de ORTEGA Y GASSET: cuando enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñes; y porque posee un ámplio repertorio de sonrisas y trajes claros. Porque tiene la voluntad de los líderes y la inteligencia de los que los manejan. Porque no reconoce autoridad. Porque es joven pero ha vivido muchas vidas. Porque escucha cuando oye y ve cuando mira. Porque ha inventado muchos personajes, pero sigue siendo auténtico. Porque sabe que la suerte no tiene que ver con el azar sino con las circunstancias y los contactos. Porque colecciona palabras y es discernidor de entuertos y porque sus patillas son como sus ideas: Innegociables.



_______________________________

*ESSER, los principios generales del derecho.

**VICO, Disertatio de Nostri temporis studiorum rationae, 1708
BACON, De dignitate et augmentis scientiarum, 1605.
ARNAULD Y NICOLE, L´art de penser, 1662.
LEIBNIZ, Nova méthodus discendae docendaeque iurisprudentiae, 1667.

4 comentarios:

Alejandro Perez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Perez dijo...

D. Ismael, hemos jugado a un juego divertido que espero haya sido de su agrado. Como colofón D. Luis le obsequia con una de las mejores y más cariñosas odas que recuerdan mis ojos. No se que esperaba de este Abril, y si a veces duda de todo, recuerde por encima del resto, que a su alrededor hay gente que le quiere bien...

Ramiro dijo...

Hay cuestiones que no llego a alcanzar... Será cuestión de conoceros más. Pero vuestro blog incita a la curiosidad por conoceros, por saber algo más... Algún día os invitaré a mi blog.

Constantinopla Ismael dijo...

Estando de acuerdo con todo lo expresado. Le comunico a Don Luis que en su debido momento y de la debida forma tendrá usted una muy calida respuesta a estas palabras.